Today is June 17, 2024 / /

The Torah Learning Library of Yeshivat Chovevei Torah

Mikétz – El Rosh Yeshivá responde – ¿Es casher regalar algo que nos han regalado?

by Rabbi Dov Linzer (Posted on December 14, 2023)
Topics: Rosh Yeshiva Responds, Spanish

Print Friendly, PDF & Email

https://pixabay.com/photos/gift-present-wood-package-gift-box-1420830/

זֹאת עֲשׂוּ קְחוּ מִזִּמְרַת הָאָרֶץ בִּכְלֵיכֶם וְהוֹרִידוּ לָאִישׁ מִנְחָה… וַיֹּאמֶר אֲלֵהֶם יִשְׂרָאֵל אֲבִיהֶם אִם כֵּן אֵפוֹאוְכֶסֶף מִשְׁנֶה קְחוּ בְיֶדְכֶם וְאֶת הַכֶּסֶף הַמּוּשָׁב בְּפִי אַמְתְּחֹתֵיכֶם תָּשִׁיבוּ בְיֶדְכֶם אוּלַי מִשְׁגֶּה הוּא:

“Entonces su padre Israel les dijo: “Si debe ser así, haz lo siguiente: toma la mejor cosecha de la tierra en tu bolsa y llévalos abajo como regalo para el hombre… Y toma contigo el doble de dinero, llevando de vuelta el dinero que fue reemplazado en la abertura de vuestras bolsas. Quizás fue por error.” (Gén. 43: 11 – 12).

Traducido por Balbino Cotarelo Núñez

To read this post in English, click here

To read this post in French, click here

PREGUNTA—Nueva York

¿Dar un regalo, que previamente te han regalado a ti y que no quieres, sin aclarar que es un re-regalo es problemático? Una esnogueira me dijo que un rabino le había dicho que es un problema de genevat dáat, engañar a otra persona, pero yo tengo mis dudas. ¿Cuál es tu opinión sobre este concepto?

RESPUESTA

El problema de genevat dáat se da cuando se hace algo que haga que otra persona sienta una gratitud no merecida hacia ti por un acto que es una tergiversación. Como por ejemplo invitar a alguien a una boda cuando sabes que en realidad no podrá ir. Así es como el Rambam lo formula (Deot 2: 6):

Está prohibido hacer lignov dáat, engañar, a cualquier persona, incluso si no es judía… No se debe presionar a un colega a que coma con uno si se sabe que no aceptará la invitación… No se debe abrir un barril supuestamente para su colega que en realidad iba a abrir de todas maneras para venderlo, para que crea engañosamente que se ha abierto en su honor. Lo mismo se aplica a todos los asuntos similares a este.

Así como estos ejemplos lo aclaran, el problema es engañar o falsificar, o bien los hechos (por ejemplo, la razón por la que se abre un barril), o bien las propias intenciones (invitar a alguien cuando en realidad no quieres genuinamente que la persona asista).

Regalar algo regalado está prohibido si el regalo se entrega de tal manera que haga pensar al que lo recibe que se hizo el esfuerzo de ir a comprar el regalo específicamente para él (“la intención es lo que cuenta”). Pero si no se dice nada que sea falso o se sugiere que se hizo un esfuerzo especial, entonces no creo que sea un problema.

Consideremos dos posibles situaciones. Si el regalo no está precisamente hecho a medida de los gustos de la persona, entonces la persona no pensará que se hizo un esfuerzo especial para comprárselo. Todos sabemos que a veces hay gente que tiene regalos preparados para cuando surja la ocasión (por ejemplo tengo varios manteles para cubrir el pan preparados para regalar cuando me invitan a una comida de Shabat) y a veces los regalo de nuevo. Si, por otro lado, está pensado específicamente para esa persona, entonces el hecho de que los estás regalando de nuevo a esta persona y no a otra persona diferente significa que tenías la intención específica en mente para regalárselo a esta persona, y si hiciste un esfuerzo especial, incluso si ese esfuerzo no incluye ir a la tienda a comprarlo.

La intención también es importante. Fíjate que el Rambam escribe que las acciones fueron hechas para “engañar” a la persona. Así, si no se está intentado engañar y una persona normalmente no asumiría que se ha hecho un esfuerzo especial, cuando en realidad no se ha hecho, entonces no hay por qué preocuparse de que la persona concluya lo que no es. Sin embargo, si una persona normalmente asumiría que has hecho un esfuerzo cuando en realidad no es el caso, entregar el regalo sin clarificar que te fue regalado a ti previamente, se puede ver como un engaño intencionado.