Today is February 21, 2024 / /

The Torah Learning Library of Yeshivat Chovevei Torah

Shemót – El Rosh Yeshivá responde – Una mujer como mohelet

by Rabbi Dov Linzer (Posted on January 3, 2024)
Topics: Rosh Yeshiva Responds, Sefer Shemot, Shemot, Spanish, Torah

Print Friendly, PDF & Email

https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Britmila.jpg

וַתִּקַּח צִפֹּרָה צֹר וַתִּכְרֹת אֶת עָרְלַת בְּנָהּ וַתַּגַּע לְרַגְלָיו וַתֹּאמֶר כִּי חֲתַן דָּמִים אַתָּה לִי:

“Y Tzipora cogió una piedra afilada y cortó el prepucio de su hijo, y lo tiró a sus pies, y dijo: Como marido de sangre eres tú para mí. “ (Shemót 4: 25)

Traducido por Balbino Cotarelo Núñez

To read this post in English, click here

To read this post in French, click here

PREGUNTA—Alon Shevut, Israel

Rav Linzer, hay una persona que se va a convertir que necesita hatafát dam brit – un pinchazo para sacar una gotas de sangre en la corona del pene en sustitución de la circuncisión, para un varón que ya ha sido circuncidado quirúrgicamente. Las dos únicas opciones son un mohel varón que no es observante o una uróloga mujer que sí es observante. ¿Cuál es la mejor opción para hacer la hatafáh?

RESPUESTA

Gracias por tu pregunta. Para darte un poco de contexto – el Talmud (Avodá Zará 27a) cita dos opiniones sobre si una mujer puede ser una mohelet. Según una de las opiniones puede serlo, porque se considera como “circuncidada,” en la medida en que no tiene prepucio. La opinión opuesta argumenta que no puede hacerlo porque ella misma evidentemente no tiene obligación alguna en la mizvá de la circuncisión que no recae sobre ella.

El Rambam (Miláh 2: 1) y el Shulján Arúj (Yoréh Deáh 264: 1) deciden como la primera opinión que una mujer puede ser mohel, pero el Rambam escribe que esto es posible solo en el caso de que un varón no esté disponible, un requisito con eco en el Shulján Arúj. La preferencia por un mohel varón no parece tener una raíz en el Talmud, y aparentemente surge de una visión de que la mitzvá es altamente “masculina” en su naturaleza, y por lo tanto debe, siempre que sea posible, ser hecha por un varón. También merece la pena señalar que en Tosafot (Avodá Zará, 27a, s.v. Ishá) se menciona la opinión que dice que una mujer es inválida para ser mohel, y el Ramá recoge esa postura, aunque él, también, indica que al final que una mujer puede cumplir con esto si no hay un varón disponible.

Respecto a un transgresor del Shabat  – el argumento para invalidar a tal persona descansa sobre muchas suposiciones. Primero, que es equivalente a un mumár likol haToráh, alguien que rechaza toda la Toráh, y no es un mohel válido. Así es como decide el Ramá, pero esto va en contra del sentido simple del Talmud y de Tosafot, como explica Rabbi Akiva Eiger en su comentario al Shulján Arúj. Segundo, asume que el transgresor del Shabat debe ser tratado como un mumár likol haToráh. Esto puede haber sido verdad cuando todos los judíos guardaban el Shabat, pero hoy en día, la práctica común es asumir que si una persona no guarda el Shabat todavía forma parte de la comunidad judía. No obstante, Rav Moshe Feinstein es estricto cuando se trata de que tal persona pueda ser el mohel. En casos donde no hay otras opciones, no obstante, yo permitiría tal mohel, siempre que tenga la necesaria formación tradicional.

Así, basado en las fuentes más antiguas, podríamos concluir que una mujer, y un varón que no guarda el Shabat, son igualmente válidos. Sin embargo, tal y como se ha desarrollado la halajá, una mujer observante es claramente más preferible que un varón no observante, ya que todos están de acuerdo en que la mujer es cashér, por lo menos bediavád. Y por supuesto, tenemos el ejemplo de Tzipora, la esposa de Moshé, que hizo la milá de su hijo, evitó la tragedia, y ¡ayudó a traer nuestra redención de Egipto!

Finalmente, quiero recalcar que todo lo anterior asume que la leyes de hatafát dam brit para una conversión siguen las mismas leyes que un brit miláh. Es posible que los parámetros sobre quién califica para esto pueden, sin embargo, ser diferentes. Ya que si no se trata de estar obligado en la mitváh de milá, una argumentación que podría hacer que una mujer fuese válida lejatejiláh según todas las opiniones. Mientras que puede haber más razones para invalidar a alguien que no guarda el Shabat para formar parte del proceso de conversión, especialmente considerando el papel central de la aceptación de las mitzvót para la conversión. Esto podría ser un argumento a añadir para la preferencia de que una mujer haga la hatafáh en lugar de un varón para este caso.