Today is June 24, 2024 / /

The Torah Learning Library of Yeshivat Chovevei Torah

Vaerá – El Rosh Yeshivá responde – Rezando con un crucifijo en la habitación

by Rabbi Dov Linzer (Posted on January 10, 2024)
Topics: Rosh Yeshiva Responds, Sefer Shemot, Spanish, Torah, Va'era

Print Friendly, PDF & Email

https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Princess_Alexandra_Hospital_patient%27s_room.jpg

כְּצֵאתִי אֶת הָעִיר אֶפְרֹשׂ אֶת כַּפַּי אֶל השם

“Tan pronto como salga de la ciudad, extenderé mis manos a Dios.” (Shemót 9: 29).

 

Traducido por Balbino Cotarelo Núñez

To read this post in English, click here

To read this post in French, click here

PREGUNTA—Washington, D.C.

Un paciente del Hospital la Santa Cruz tiene un crucifijo en la pared de su habitación. ¿Puede decir berajót y hacer su tefilá allí?

RESPUESTA

La discusión halájica de este tema empieza con el versículo (Shemót 9: 29) donde Moshé le dice a Faraón, durante la plaga del granizo, que rezará a Dios tan pronto como deje la ciudad. El midrásh (Shemót Rabáh 12: 5) explica que:

De este versículo se ve que Moshé no quería rezar en Egipto (es decir, en la ciudad), porque estaba lleno de inmundicia con gilulím vi-shikutzím.

El término gilulím, que literalmente significa excrementos, es un disfemismo (un término despectivo escogido en lugar de un término neutro) rabinico estándar para decir ídolos. La palabra sheketz, una criatura detestable, funciona similarmente.

Este midrásh, entonces, puede ser visto como la base para prohibir a una persona rezar en la presencia de símbolos religiosos y objetos de culto de otras fes, que se ven como repugnantes. Si eso se puede aplicar como halajá (en lugar de verlo como Moshé simplemente “no queriendo” rezar allí) es otra cuestión diferente. También debemos preguntarnos si esta declaración que ve a los ídolos como algo teológicamente repulsivo (aunque los pluralistas religiosos podrían disputar este punto), podría aplicarse a un mero símbolo religioso de otras fes.

El Ramá (OJ 94: 9), basándose en una decisión del Rabí Israel Isserlen (Austria, 1390-1460) en Terumát HaDéshen (nº 6) cita el midrásh anterior, dice que un judío de viaje debe rezar en el borde del camino, aunque no tendrá el grado de concentración ideal en sus oraciones, en lugar de rezar en la posada hacia la que se dirige si está llena de estatuas y pinturas religiosas.

Dos puntos surgen de este caso: 1) no hay restricción halájica para rezar en una habitación como esa, y 2) las estatuas y pinturas religiosas cristianas se ven como problemáticas respecto al lugar ideal para rezar.

Por lo que concierne a un crucifijo, hay que saber que el Ramá dictamina que un crucifijo en la mayoría de los casos es solo un símbolo religioso y no un objeto de culto (ShA YD 141: 1). No obstante, el lugar ideal para rezar debería estar libre de tales objetos. Mientras que no necesitamos – de hecho, no deberíamos – ver los objetos religiosos de otras fes como “detestables”, debemos esforzarnos en asegurarnos que los lugares donde rezamos sean neutros o judíos.

Basándose en todo esto, muchos poskím dicen que cuando un paciente en un hospital con crucifijos en las habitaciones, y donde no fuese razonable pedir que se retire, entonces el paciente puede a pesar de esto rezar, y ciertamente decir berajót, en su habitación (véase, por ejemplo, Shut Lev Avraham, 30). Uno debe ser particularmente cuidadoso con no rezar mirando en dirección al crucifijo para que no parezca que se está rezando al crucifijo, incluso si esto requiere no rezar en dirección a Jerusalén (MB 94: 30, basado en ShA OJ 113: 8 y YD 150: 3). Dicho todo esto, y si y cuando sea posible, el crucifijo debe ser retirado o cubierto.

Finalmente, es importante hacer notar que estas fuentes entienden que el cristianismo es avodá zará, por lo menos para los judíos. Este es el sentido tradicional aunque hay algunos que rechazan esta clasificación, un asunto que va más allá de nuestra discusión de hoy.