Today is April 17, 2024 / /

The Torah Learning Library of Yeshivat Chovevei Torah

El liderazgo de Aharón

by Rabbi Eli Finkelstein (Posted on February 21, 2024)
Topics: Sefer Shemot, Spanish, Tetzaveh, Torah

Print Friendly, PDF & Email

https://pixabay.com/photos/smilies-team-together-team-leader-3300636/

Traducido por Balbino Cotarelo Núñez

To read this post in English, click here

Hay debate entre los comentaristas bíblicos sobre cuando se entregó la mitzvá de construir el Mishkán. Aunque el sentido literal del texto parece indicar que la descripción de Dios del Mishkán es antes del jet ha-éguel, Rashí, a través del concepto de en mukdám u-mujár baToráh (no hay un orden cronológico en la Toráh), explica que el Mishkán fue presentado por Dios después del pecado, para dar testimonio de que Dios había perdonado a Israel. Por otra parte, Ramban, dice que el orden de la Toráh es el orden cronológico de los eventos, y que el mandamiento de levantar el Mishkán fue dado a Moisés antes del jet ha-éguel como una continuación de la Revelación en Har Sinaí.

Hay varias lecciones que podemos aprender de cada perspectiva, por ejemplo, sobre la misión del Mishkán, o acerca de la naturaleza del perdón. Pero la pregunta todavía persiste. Si, según Rashí, el mandamiento de construir el Mishkán fue entregado después del jet ha-éguel, ¿por qué está escrito en la Toráh antes del evento?

Rashí no provee ninguna respuesta y mientras que hay diferentes enfoques para esta pregunta, busquemos con las lentes de nuestra perashá, analizando el papel de Aharón como cohén gadól, y  una de las figuras claves del jet ha-éguel. En la perashá de esta semana, se introduce así el papel de cohén gadól de Aharón:

“Y tú deberás traer a Aharón tu hermano, y a sus hijos con él, hacia tí, para que me sirvan a Mí como cohaním – Aharón, Nadav y Avihu, Elazar e Itamar, los hijos de Aharón.” (Shemót 28: 1)

Según la opinión de Rashí, la presentación de Aharón como cohén gadól sólo pudo ser después del jet ha-éguel. Esto es importante debido a que la participación de Aharón fue crucial en los eventos del pecado nacional. Él fue quien le dijo a los israelitas que juntasen su oro, y fue el que hizo el ídolo mismo. Si leyéramos eso antes de que Dios lo nombrase cohén gadól nos hubiésemos escandalizado. ¿Por qué Dios le daría un puesto de liderazgo tan importante a alguien que falló tan estrepitosamente en su liderazgo en un tiempo de crisis?

Pero solo leemos el pecado de Aharón después de su nombramiento. Quizás la colocación de Aharón antes de su fallos, entonces, nos enseña acerca del liderazgo de Aharón y el liderazgo en general. El liderazgo no es una carretera de dirección única. Los líderes existen de diferentes maneras, y los líderes pueden actuar de diferentes maneras. Dios nombra a Aharón como cohén gadól porque es ohév Shalóm y un dorésh Shalóm, un amante y perseguidor de la paz, ya que Aharón puede ayudar a su pueblo a conectar con Dios de una forma que quizás Moisés no podía. Pero cuando se le pregunta a Aharón que ocupe el lugar de Moisés en Sinaí, no puede enfrentarse al pueblo de la misma manera que Moises puede. Incluso después de aquel pecado, Aharón todavía es apto para ser el cohén gadól porque las habilidades de su liderazgo son diferentes de las habilidades necesitadas en Sinaí.

Ahora entendemos exactamente cuán bueno fue el papel que desempeñó Aharón como cohén gadól en Séfer Bamidbár. Después de los eventos de la rebelión de Kóraj, cuando el pueblo se rebeló y Dios envia una plaga, es Aharón el que llevó el incienso hasta el pueblo, y es él el que “se puso entre el muerto y el vivo” (Bamidbár 17: 12) para parar la plaga. Como explica ahí Seforno, Aharón hizo lo opuesto de lo que le mandó Dios – en lugar de separarse del pueblo, Aharón se puso en medio del pueblo. Fue eso, en adición al incienso, lo que salvó al pueblo. Moisés, con la luz que permeaba de su cara, quizás no había podido estar en medio del pueblo de la misma manera que Aharón pudo.

La Toráh, a través de colocar el papel de Aharón como cohén gadól en la perashát Tetzavéh antes de su fallo en el jet ha-éguel en perashát Ki Tisá nos viene a enseñar que cada uno de nosotros tiene su lugar en el que podemos sobresalir, donde podemos liderar y trabajar para mejorar el mundo de Dios. Simplemente, como el éxito de Aharón como cohén gadól es independiente de su fallos en el jet ha-éguel, todos deberíamos encontrar el lugar donde recalcar y desarrollar nuestras habilidades personales, y ayudar a otros en nuestro camino.